Colaboradores

Keko Yunque y Pablo Herrero

Miembros activos del único dúo que escribe columnas, Keko y Pablo comenzaron su lucrativa sociedad con una empresa de forjado de espadas. Atendido su corto alcance y el hecho de que nadie usa espadas, tuvieron que cerrar su herrería. Luego de que nadie mostrara interés en adquirir los activos de la empresa, consistentes en un yunque y un horno, se vieron en la obligación de permutarlos por una guitarra acústica y un curso para curar el insomnio. El resto es historia.

Emannuel Khan

Optimista primo en segundo grado de Genghis Khan’t. Intérprete de canciones filosoforromántica que llevó a otro nivel la idea de “conquistar” a través de la música. Luego de que la chica de sus sueños se hiciera humo, compuso su canción más conocida: “Árbol”. Colabora en Critícamelo para cumplir parte de una sentencia judicial después de un confuso incidente en el Festival del Trigo de Prusia.

Genghis Khan’t

Primo por parte de padre del famoso conquistador asiático (y de conquistador queda, como herencia, el material genético de 1/6 de la población mundial), adquirió fama propia al fracasar en cada una de las expediciones que se le encomendaron. Aburrido de las acusaciones de nepotismo, decidió dedicarse a la geomensura. Escribe en Critícamelo porque aún cree que “geomensura” es el arte de escribir en blogs. Nadie ha podido convencerlo de lo contrario.

Drone Draper

Una especie de supercomputadora voladora, Drone Draper surgió de las cenizas del equipo que construyó la Deep Blue, hiperordenador famoso por derrotar a Garry Kasparov a fines de los 90 y por inventar el poker online a comienzos de los 00. La meta con este nuevo artilugio era construir la antítesis de Deep Blue, esto es, un sexy superprocesador que fuera capaz de consumir bourbon y fumar. Su paradero actual es desconocido. Solo nos envía columnas por fax.

Andrónico Looser

Desconocido primo en segundo grado del empresario Michael Looser. Aparentemente, los genes de los negocios no alcanzaron para Andrónico, pero un error tipográfico lo convirtió en acreedor del 0,5% del capital familiar. Después de invertir en Betamax durante los 80, gastar toda la fortuna que amasó en los 90 en casetes vírgenes y dilapidar el resto en cocaína y acciones de la Feria del Disco, desapareció del mundo de las finanzas. Es el único colaborador que recibe pago: 3 cheques restorán por columna.

 

Cano Saavedra

Sí, el de la tele. En serio.

Eduardo Galeno

Doctor y poeta uruguayo, fundador de la Escuela de Odontoncología de la Universidad de El Salto, el Dr. Galeno es también un apasionado del fútbol, pasión de multitudes a la que ha dedicado buena parte de su obra. Así, el facultativo ha operado en estadios, auscultado a barristas en el tablón y gritado “¡Doná los órganos, muerto!” en una sala de operaciones. Esto último le costó el título.

Cary Medel

Precoz preadolescente de preciados 10 años, Cary fue bautizado así por la pasión desmedida que su padre sintiera por el ídolo de todos, Cary Grant. Escribe desde los 9 años, cuando recién alguien se dio cuenta de que no sabía escribir. Lo primero que escribió fue una crítica de la negligencia de sus profesores, trabajo que se recibió en las oficinas de Critícamelo con desigual éxito y disparidad unánime: a uno le gustó y al otro no.
Andy García Lorca

Pseudopoeta de medio tiempo (y pelo [o sea, un cuarto de poeta, un cuarto de pelo]). Protagonizó en una película en la que hizo de sí mismo. En general prefiere firmar como Criticador, según ha declarado, porque es más corto que Andy García Lorca y porque, en el fondo –y en la forma-, no entiende muy bien lo que escribe.

Hamster S. Thompson

Especie de reportero que a veces escribe. Afirma que sigue con nosotros solo porque, por recomendación de su abogado, aún está buscando una buena manera de terminar su nota de suicidio. En general prefiere firmar como Criticador por recomendación de su abogado y porque padece del mismo mal de Kramer (Ted y Cosmo): litisfobia, una fobia patológica a las demandas judiciales.

Mycrosoft Holmes

El más famoso hermano mayor con envidia del hermano menor desde Caín, este personaje con un oscuro cargo gubernamental procura firmar como Criticador, precisamente, para proteger los intereses de la Corona. Ello lo eleva a la unipersonal categoría de El-único-que-tiene-un-motivo-importante-para-esconder-su-nombre.

Deja un comentario